La política y los jóvenes

Publicado por

Si algo en mi vida fue raro es el hecho de haber tenido la oportunidad de trabajar en la Asamblea Legislativa a los 22 años. Es decir, no es algo común. Puede que haya jóvenes haciendo práctica (yo misma inicié haciendo práctica) o trabajos adhonorem (sin recibir salario), pero yo era toda una asalariada del sector público.

“No me mal interpreten, que no trato de limpiar el nombre de una profesión que también se ha llenado de innombrables”

Mi ex jefe tuvo la idea de ofrecerme un lugar en su oficina una vez que una asesora renunció. Entonces la relación con mis compañeros de oficina creció cada día más. Obviamente la menor de la oficina era yo y curiosamente con los compañeros que más hice clic fue con los de mayor edad.

Yo no sabía cómo funcionaba el Poder Legislativo, que la moción tal, que el reglamento de la Asamblea, que las comisiones, que el primer debate, que el orden del día… pero eso no impidió que me dieran la oportunidad de formar parte del equipo y con el tiempo descubrí la importancia de estar en todas con la actualidad política.

Pero ¿qué hubiese pasado si no hubiese hecho clic con mis compañeros?, ¿si no me hubiesen dado la oportunidad ni enseñado?

Mi percepción de la política entonces cambió completamente y aprendí que la política es una profesión desempeñada por una persona, a veces mala, a veces buena. Que no todos son corruptos, que hay gente que de verdad se ha ocupado de hacer cosas realmente buenas por este país.

No me mal interpreten, que no trato de limpiar el nombre de una profesión que también se ha llenado de innombrables y con toda la razón merecen ser relegados al mal recuerdo de quienes no deberían jamás volver ocupar puestos públicos.

Walter coto frasePero mi experiencia de joven no es la de todos, y entiendo que la mayoría de jóvenes (o no tan jóvenes) no estén ni mínimamente interesados en la política y que tal vez por eso no han leído las entrevistas completas. Por eso les comparto este resumen de nuestra primera seguidilla de entrevistas con políticos costarricenses.

Todas las entrevistas tuvieron una pregunta central: ¿Hacia dónde va Costa Rica?

La primera entrevista la hice en Turrialba, en el hotel más eco-amigable que haya estado. Walter Coto -ex presidente del Congreso y fundador de FONABE (Fono Nacional de Becas), entre otros- me invitó a uno de sus conversatorios mensuales y luego me dio la entrevista.

Walter convencido de que existen ¨egos políticos¨ de por medio que entorpecen el diálogo nacional dijo si otros no cooperan yo sí coopero. Una de las principales observaciones con respecto a la situación de nuestro país es que:

>>Falta un buen líder que tome decisiones trascendentales, que sea atrevido y que no viva en función de la opinión pública, sino en función de hacer cosas que nos saquen de la modorra que nos da anemia mental.

Estamos llenos de arrugas mentales, de desconfianza y hasta cierto punto tenemos falta de visión. Lo que pasa es que cuando no se es congruente con la investidura que se recibe (investidura política: diputados, alcaldes, presidentes, etc.) se pierde legitimidad y se rompe la tolerancia<<.

Muy en la misma línea, Ottón Solís -fundador del PAC y profesor universitario-  comentó que las cosas no suceden porque no hay quien las haga suceder:

>>En Costa Rica ese cuento de la ingobernabilidad es aplicable en algunas situaciones y en otras no, es decir, el presidente (cualquiera que sea) tiene la papa en la mano, puede idear una estrategia para lograr un buen gobierno; lo que a veces no tiene es liderazgo o buenas ideas<<

Con Rodolfo Piza, tuvimos la sorpresa de que no llegó a nuestra entrevista, entonces de ella concluímos que no todo lo debemos demandar de los políticos, y que entonces saber de política es interesarse por lo que pasa en el país, en el continente y en el planeta que uno vive.

Luego fuimos recibidos en la casa de Oscar Arias, que igual que Walter Coto, criticó el sistema legislativo costarricense:

>>En nuestro país tenemos una democracia disfuncional, un congreso con nueve partidos políticos y 57 diputados, es algo complicado para un país tan pequeño como el nuestro, eso es difícil de manejar.

Otton solis fraseEn los sistemas democráticos más exitosos de mundo, hay solo dos corrientes fuertes y con eso los países avanzan. El modelo Alemán es a lo que se debe aspirar, es un modelo de proporcionalidad perfecto, no como el costarricense<<

Otro ex presidente que nos recibió en su casa fue Rafael Ángel Calderón Fournier quien leyó al país algo igual, algo diferente que los demás:

>>Ahora tenemos una sociedad casi extremamente polarizada. Si no se logra un acuerdo nacional la democracia se quiebra, es un riesgo que corremos, algunos están muy tirados a la izquierda. Por otro lado, en este país no se puede hacer nada con tanto trámite, mucha burocracia; esto solo nos lleva a un empobrecimiento mayor<<

¿Puntos en común? Todos.

Otra de las preguntas que no podían faltar era: ¿Qué necesitan los jóvenes?

“Jóvenes, debemos entender que el espacio siempre lo hemos tenido, es momento de ocuparlo”

Todos respondieron casi al unísono que educación y empleo. Entonces jóvenes no se alegren cuando un profe falta o hay huelgas. Eso fomenta la mediocridad de perpetuar la educación a responder intereses del gremio. Yo diría más bien que expriman al sistema educativo a más no poder (en el buen sentido), exijan a sus profesores mejores clases, mejores contenidos. La lucha Chilena es un ejemplo, no por nada es una de las mejores educaciones superiores a nivel latinoamericano.

Rescato de todos quienes abrieron las puertas a Democracia Salvaje su sencillez y franqueza con la que hablaron y compartieron sus puntos de vista. Que hay cosas que como jóvenes no estamos de acuerdo, claro que las hay, pero eso no nos impide hablar y compartir.

Jóvenes, debemos entender que el espacio siempre lo hemos tenido, es momento de ocuparlo.

A los 24 años tomé la decisión de salir de la Asamblea Legislativa, con la convicción de que la relación entre la política y los jóvenes tiene problemas de interacción. Tiene problemas de lenguaje y también de egos. ¨¿El viejo político va a enseñarme a mi?¨, ¨¿el joven va a saber más que yo?¨.

Bueno, un viejo amigo siempre repite una frase famosa: “Los problemas son sociales no generacionales¨.

Tal vez la sociedad tiene un problema de fondo, social y político. Eso lo vamos a intentar responder mejor en nuestra siguiente seguidilla de entrevistas: Analistas políticos que han trabajado en el campo social.

Gracias por leer. Somos Democracia Salvaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s