Referentes Endebles, II Parte.

Publicado por

Unos cuantos minutos más tarde, la lluvia ya había parado. Mi chocolate se había esfumado y el queque de naranja de Fernando seguía casi intacto. El pobre hablaba y hablaba y yo solo apuntaba uno que otro comentario en mi hoja de respuestas.

ifiLuego de un rato pasamos al tema de actitudes. Si Costa Rica fuera una sola persona, cómo sería. Fernando antes de empezar a hablar de esto quiso dejar claro que nunca le han gustado las generalizaciones porque siempre hay excepciones.

Actualmente se habla de que los costarricenses son apáticos, que son muy individualistas. Un poco se menciona que las nuevas generaciones son un poco “autistas*” en el sentido de que no se involucran demasiado en temas colectivos y más bien son personalistas. ¿Es esto un fenómeno real o es solo una percepción?

<<Ciertamente existe apatía. Esto es innegable. Pero, hay que ir un poco más allá y preguntarse: cuáles son las raíces de esa apatía, qué la produce, y cómo superarla. Por aquí debemos empezar, para evitar caer en el discurso fácil que deposita la responsabilidad en los propios “apáticos”. Nadie nace “apático”, deviene “apático”. Como cualquier otra manifestación de nuestra mentalidad o sensibilidad política, la apatía es un resultado histórico-social.  –Pero no solo los ciudadanos de a pie son autistas, veamos el ejemplo que nos da Fernando- Sólo por dar un ejemplo, vea lo que pasa en el PLN. Se habló de una renovación, de dar oportunidad a las generaciones más jóvenes, de acabar con la gerontocracia. Pero, al final lo que observamos es a los mismos de hace décadas disputándose el poder. Entonces, –para volver a su pregunta- si de “autismo” político pudiera hablarse, cosa que por cierto ya fue criticada hace años por el sociólogo Manuel Solís en su obra La Institucionalidad Ajena,  tal “autismo” no reside en las nuevas generaciones.

“Hay otros que, como Jairo Mora, han dado su vida a la protección del medio ambiente. Y pese a lo lamentable del asesinato de Jairo, muchos jóvenes en vez de amilanarse han reavivado sus ganas de participar en este y otros movimientos.”

Ahora, usted me pregunta si estos asuntos (apatía, personalismo, individualismo) son “reales” o tan sólo una percepción. Sólo quisiera mencionar que en la vida social no siempre hay una oposición entre la realidad y las percepciones. En sociología se suele hablar del “teorema de Thomas”, que más o menos afirma que lo que las personas perciben como real deviene real en sus consecuencias sociales. Esto aplica en buena medida para los temas que estamos discutiendo, pues en tanto nuestra percepción de los mismos sea incorrecta, en esa misma medida nuestra forma de enfrentarlos será también incorrecta>>

En todo este escenario recién analizado… ¿dónde ubicaría usted a los jóvenes?, ¿con qué cree usted que se enganchan los jóvenes? Y ¿por qué se sienten aparentemente apáticos a participar de debates públicos?

unnamed<<Como sociólogo se me hace difícil aceptar las generalizaciones. Hay de todo un poco. Ciertamente hay jóvenes apáticos, pero también lo contrario. En la universidad y fuera de ella veo jóvenes comprometidos con las más diversas causas. Hay muchachas que participan en el movimiento feminista o en defensa de la diversidad sexual. Hay otros que, como Jairo Mora, han dado su vida a la protección del medio ambiente. Y pese a lo lamentable del asesinato de Jairo, muchos jóvenes en vez de amilanarse han reavivado sus ganas de participar en este y otros movimientos. Ahí están también quienes defienden los derechos de los indígenas. No reciben a cambio ni un cinco; todo lo contrario, su integridad física peligra. Es cierto que este no es el comportamiento más frecuente entre la juventud, y que hay quienes no se preocupan de otra cosa más que su celular o de dar vueltas por el mall. Pero ello no debe llevar a la invisibilización del compromiso y la pasión de aquellos que luchan por un país y un mundo mejor y más justo. Aún queda mucho por lo que luchar, y hay bastantes jóvenes que así lo sienten. Hay que apoyarlos; aunque, bien visto, más bien son ellos y ellas quienes nos están ayudando a todos nosotros>>

El profesor Fernando es un ejemplo de que hay jóvenes costarricenses bien preparados en sus campos y que ofrecen al país su conocimiento. Hace algún tiempo se viene hablando de la “fuga de cerebros”, mi percepción particular –recuerden el Teorema de Thomas- es que el que se quiere preparar afuera y vivir afuera, chao. Están en su derecho de hacer sus vidas desde donde sea que quieran para su felicidad. Pero que ellos, que por cierto me atrevería a decir que son los menos, no opaquen a los que se han quedado acá a servir al país desde sus campos profesionales.

Los jóvenes tenemos demasiadas ganas de hacer cosas buenas, por nosotros mismos, por el país y por el mundo. Cada quien desde donde puede y con los recursos que tiene. Fernando nos ha ayudado a entender que el análisis social de Costa Rica no se puede hacer de manera ligera. Son demasiados puntos a tomar en cuenta. Y que, al “Estado” no se le puede cosificar como un referente con poderes mágicos. Que todos somos Estado, y que por ende todos debemos hacer algo.

#DemocraciaSalvajeSomosTodos

Untitled design (1)DemocraciaSalvj Untitled design DemocraciaSalvj

 

*Se usa la palabra autista sin afán de ofender a quienes son autistas.

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s