Votar en Democracia, con el IFED

Publicado por

La semana pasada no les pudimos escribir porque estamos sin computadora y se nos dificultó encontrar una para compartir lo que teníamos planeado. Pero con el tema resuelto, para esta ocasión, es que les traemos lo que hace un par de semanas el director del Instituto de Formación y Estudios en Democracia (IFED), estuvo compartiendo en una charla acerca del proceso democrático más importante que tenemos en el país: elecciones presidenciales y de diputados 2018-2022.

Democracia

En principio cuando Hugo Picado, director del IFED, empezó a darnos lo que parecía una clase magistral de democracia no pensé que fuera tan relevante. Luego entendí que si no conocemos de dónde y cómo vino la democracia a los sistemas políticos del mundo, no podríamos darle el valor que realmente merece.

Al igual que en aquella conversación que tuve con Jorge Vargas, les vuelvo a decir: agárrense que viene cátedra.

«En la antigua Grecia,  -empezaba Hugo-,  se consideraba que la manera más democrática para designar cargos públicos no era por votación sino por sorteo, claro que ese método no era demasiado democrático ya que ser ciudadano griego era una cosa muy excluyente.

Había que ser hombre, con propiedades, con cierto nivel educativo, etc;  pero como entre los ciudadanos sí creían que eran iguales entonces decían que debían tener las mismas oportunidades. Por eso sorteaban los cargos en “manos de la suerte” de la diosa Alia. Claramente el modelo fue un fracaso y no duró más que un par de décadas».

giphy3

Acotación: a veces parece que ciertas personas siguen llegando a cargos políticos “por suerte”… pero bueno, sigamos con la lección.

Actualmente conviven en el mundo dos sistemas electorales: los sistemas por mayoría y los sistemas proporcionales.

Sistema mayoritario

«Este sistema es particularmente útil cuando hay que votar por una nómina, es decir, cuando se elige a una sola persona, o en una misma papeleta a varias personas. Por ejemplo, las elecciones presidenciales en Costa Rica, porque en la papeleta presidencial se vota por una nómina: un presidente y dos vicepresidentes.

Dentro de este mismo sistema está la mayoría simple: el que saca más votos gana y también está la mayoría calificada: donde no solo se exige mayoría simple, sino además hay que alcanzar una cantidad mínima de votos para ganar, por ejemplo en nuestro país cuando hay segunda ronda es porque ningún candidato obtuvo 40% de votos válidos. La segunda ronda sí se gana por mayoría simple».

Sistema proporcional

«Este sistema se usa especialmente para designar parlamentos, pues no puede haber, como en el sistema mayoritario, un ganador o un perdedor absoluto, ya que se pretende que el parlamento sea tal y como es la sociedad: lo más plural y representativo posible.

En nuestro caso tenemos uno de los parlamentos más pequeños de todas las democracias occidentales, pero aún así tiene una lógica “representativa”. Ahora, ¿cómo convertimos los votos en curules para armar el parlamento?

Usamos fórmulas matemáticas. En Costa Rica aplicamos la hare, la más proporcional de las más de 40 fórmulas proporcionales que se usan en las democracias del mundo […], pero en eso no me meto mucho para no enredarlos».

¡Gracias!, ya tenía cara de wait… ¿qué?, continua Hugo:

«Pero, eso no significa que por usar la fórmula más proporcional, nuestro sistema parlamentario sea el más representativo».

giphy4

Esto lo explicaba Hugo argumentando que en Costa Rica existe el problema de que se escogen muy pocos diputados por provincia, porque el tamaño de las circunscripciones (distritos electorales) son muy pequeñas. Lo veremos más adelante.

La cantidad de diputados, 57 para nuestro país, está definido en el artículo 106 de la Constitución Política. Esto se podría modificar ya que el mismo artículo establece que: “de acuerdo a los censos de población se deben asignar a las provincias diputaciones en proporción con la cantidad de personas”. Esto para que las personas estén más representadas en el Congreso.

Pero generalmente el Poder de la República menos popular es el Legislativo, por eso aumentar el número de diputados sería demasiado impopular, esto pasa en todo el mundo no es una cosa solo de los ticos.

Otorgando escaños

Esta parte de la explicación está un toque tricky, por lo que les recomiendo leerlo despacito o dos veces de ser necesario. De verdad que no es tan complicado pero hay algunas de palabras como cociente, sub-cociente o magnitud del distrito, a las que algunas veces se les refiere sin explicar qué significan.

En la clase de hoy, diría Hugo, intentamos explicar qué significan esas palabras y cómo funciona la lógica para asignar escaños en Costa Rica. De pronto péguense una leída a la entrevista que le había hecho hace algún tiempo a Abril Gordienko acerca de la modificación que plantea Poder Ciudadano Ya! a elección a diputados en nuestro país y así podrían tener otro punto de vista.

Mientras tanto sigamos con el IFED y los elementos del sistema electoral a tener en cuenta para la designación de escaños los que ocupan los diputados.

Según Hugo, el elemento del sistema electoral que más incide en la escogencia de los diputados es la magnitud del distrito, o sea, qué tan grande y densamente poblada es la zona electoral incide en cuántos diputados obtiene una provincia.

Pues aunque el sistema proporcional tenga la fórmula hare, si los tamaños de distritos son pequeños entonces limita el número de diputaciones para cada sector, por ejemplo, Limón y Guanacaste tienen 5 escaños cada uno, por cantidad de población, y San José tiene 19 escaños por la misma razón.

Otro elemento es el umbral electoral o sub-cociente, que es el mínimo de votos a los que un partido político debe aspirar para lograr un escaño en el Congreso. El umbral sirve para evitar que los partidos políticos sobre representen a las poblaciones de las circunscripciones electorales, por ejemplo para que no haya 8 diputados representando a 100 personas. En nuestro país el umbral no es fijo, sino que varía según la magnitud del distrito. Veamos:

Si para obtener un escaño se debe determinar el cociente y el sub-cociente, empecemos por clarificar qué es cada uno. El cociente es el resultado de dividir los votos válidos entre el número de plazas diputadiles y el sub-cociente es la mitad del cociente. Por ejemplo, si en Limón hay 5 escaños disponibles, y hubo 500 mil votos válidos, entonces 500mil entre 5 = 100 mil. Cien mil es el cociente y 50 mil el sub-cociente.

Pongámoslo un poco más visual:

  • Escaños por repartir: 5.
  • Votos válidos: 500 mil.
  • Cociente: votos ÷ escaños = 100 mil.
  • Sub-cociente: cociente ÷ 2 = 50 mil.

Cuando ya tenemos esta información, es que podemos asignar los escaños a cada partido siguiendo la siguiente lógica:

Primero: se debe excluir a los partidos políticos que no hayan superado el umbral electoral, es decir, en este ejemplo todos los partidos con menos de 50 mil votos quedan sin escaños.

Segundo: los escaños se reparten por cociente. Cualquier partido que haya tenido más de 100 mil votos tiene derecho a un escaño, (recordemos que nuestras circunscripciones electorales no son demasiado grandes, por lo que  obtener el umbral electoral no es tan fácil) y en dado caso que, según este ejemplo, Limón tenga tres partidos con más de 100 mil votos pero con menos de 200 mil, quedan dos escaños libres que se reparten por número residual.

Otro elemento del sistema electoral es el número residual, este número son los votos que les sobran a los partidos luego de haber sido puestos en la categoría de cociente o sub-cociente, digámoslo así: el Partido A tiene 125 mil votos, entonces por cociente tiene derecho a un primer diputado y su número residual sería 25 mil, este número residual podría entrar en contienda para un segundo diputado.

giphy5

Otro caso se podría presentar cuando el Partido B no tuviera derecho a un escaño pero tampoco haya sido excluido por sub-cociente porque tuvo 75 mil votos, 75 mil es considerado como el número residual del Partido B.

Entonces en el entendido de que se necesite repartir un escaño por número residual naturalmente el Partido B ganaría un cuarto escaño, mientras que al Partido A le sería insuficiente su número residual de 25 mil para un segundo diputado.

4 de febrero 2018

Las elecciones nacionales serán el primer domingo de febrero. Y aunque tal vez el cómo se eligen al presidente y a los 2 vicepresidentes, así como a los 57 diputados, no sea tan importante como el a quiénes se eligen, nunca está de más saber estas cosas.

La otra semana compartiremos acerca de mitos y verdades de las votaciones, como de cuando dicen que los votos nulos o blancos se le otorgan al candidato que va ganando.

Si tuvieran alguna duda nos pueden escribir a info@democraciasalvaje.org. Gracias por leer.

Untitled design (1)DemocraciaSalvj   Untitled design DemocraciaSalvj

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s