La dictadura de los titulares y la democracia

Publicado por

La semana pasada hablamos de que cuando la posverdad se cuela en la vida cotidiana puede llevarnos a tomar malas decisiones.

Y quedamos en que, políticamente hablando, aunque en Costa Rica aún no estamos plagados de informaciones falsas, también quedamos en que no estamos exentos de ninguno de los dos fenómenos que causa la posverdad: las noticias falsas y la manipulación de datos.

De hecho tenemos un par de ejemplos recientes que nos demuestra de que las fuentes legitimadas no siempre nos informan correctamente.

Hace un par de semanas, el candidato presidencial Juan Diego Castro afirmó que cuando el Magistrado Presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, Luis Antonio Sobrado, se pensionara, obtendría 10 millones de colones mensuales por pensión.

Este caso resulta particularmente perfecto para ejemplificar uno de los dos fenómenos que nos contaban las periodistas de datos que entrevistamos la semana pasada: las notas falsas.

También tenemos el caso en el que el presidente de la república, Luis Guillermo Solís, y el candidato presidencial, Antonio Álvarez, usaron los datos de empleo que ofrece el INEC de manera que sirviera sus puntos de vista: manipulación/descontextualización de datos.

Pero antes de repasar rápidamente esos temas… ¿cómo identificar una nota falsa?

1. Ojo con la fuente:

Lo primero es identificar quién está diciendo la información. No solo fiarse de que es un medio de comunicación (o fuente legitimada) sino analizar de qué tipo de medio es, porque actualmente en nuestro país hay diversos medios, y no todos trabajan con la misa rigurosidad para confirmar la información que comparten.

2. Contexto:

Luego de identificar la fuente y la información que nos están dando, es hora de preguntarnos si los datos que estamos leyendo tienen un contexto válido.

3. Analizar las imágenes:

Cualquier fotografía demasiado llamativa es una clave para dudar.

giphy4
Observar es la mejor manera de sobrevivir a la era de las #FakeNews

***

Distinguir un medio formal de una plataforma “informativa”

El fenómeno de la posverdad que dejó Trump, tiene tras de sí la estela de los sitios web que se disfrazaron de medios de comunicación.

Decenas de estos sitios web, cuyos muchos autores estaban en Macedonia, proliferaron durante la pasada campaña electoral de Estados Unidos.

Los autores sencillamente optaron por crear sitios web con nombres lo más parecidos posibles a los que ya existían, cosa que fácilmente pasaría desapercibida para un lector distraído o perezoso.

Algo así como el sitio web costarricense laprendalibre.com, que aunque es parodia, de vez en cuando hay gente que no lee el disclosure y bueno… toma como cierta información de entretenimiento.

Como dijo Luis Guillermo Solís la semana pasada en de Ciudad Canibal:

“Cómo se llama eso… las posverdad. Eso sí me da mucho miedo. Cuando las personas relativizan tanto la verdad que la vuelven irrelevante. Eso a mi me parece que es de lo peor que le puede pasar a la democracia.

La confusión que eso (la posverdad) produce. La dictadura de los titulares. Se puede desorientar a una masa que ya no lee las noticias porque todo lo quiere ver en tiempo real, pero sí lee los titulares y resuelve a partir de eso independientemente de una valoración de si eso tiene o no tiene fundamento”.

 

Verdades a medias y mentiras descaradas

La verdad a medias fue lo que nos intentó mostrar la semana pasada el candidato del PLN, Antonio Álvarez y el presidente de la república, Luis Guillermo Solís (en este último pueden hacer click en el “historial de cambios” para ver cómo se modificó esta publicación luego del show mediático).

Las cifras de empleo que ofrecieron a la población, aunque en ambas ocasiones, fueron oficiales, desde el punto de vista que ambos quisieron dar fueron engañosas. En este video de Semanario Universidad, pueden verlo mejor.

Aunque nadie es dueño de la verdad desde la apreciación más filosófica, no se puede negar que la objetividad de hechos probados son necesarios para mantener un norte más o menos balanceado.

Una sociedad informada con la verdad puede tomar mejores decisiones. Entonces si partimos de que la gente está tomando decisiones a partir de premisas e informaciones falsas, podemos estar seguros de que enfrentaremos un problema, tanto a nivel de política pública como de democracia, de transparencia y de rendición de cuentas.

El tema del candidato presidencial Juan Diego Castro, es el típico ejemplo la mentira descarada. Decir que el Magistrado del TSE se obtendría 10 millones de colones al mes por concepto de pensión es a todas luces una falsedad. Pueden leer por acá una explicación más amplia.

giphy3

La campaña electoral trae consigo una avispita de la verificación de datos, que puede no la tengamos una vez pasadas las elecciones. Es ahí cuando como ciudadanos debemos apelar a la más pura y primitiva malicia indígena, que llaman.

Cuestionar, dudar y averiguar será la clave para sobrevivir a las malintencionadas informaciones falsas que buscan desviar nuestra atención de los temas fundamentales.

Poco se habla en esta campaña sobre el mayúsculo problema fiscal que sufrimos como país, pero ese será tema para otra ocasión. 

***Los tips de cómo reconocer noticias falsas se crearon a partir de las recomendaciones profesionales de Camila Salazar y Hulda Miranda.

Gracias por leer. #DemocraciaSalvajeSomosTodos #TodosPorUnPaísMejor

Recuerden que pueden escribirnos a info@democraciasalvaje.org

Untitled design (1)DemocraciaSalvj   Untitled design DemocraciaSalvj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s