Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, con Leonardo Garnier

Publicado por

Son las 11am. Hoy salgo a “almorzar” más temprano de lo normal. Bueno en realidad no, hoy dedico mi hora de almuerzo a entrevistar al ex Ministro de Educación Leonardo Garnier.

La primera vez que lo vi, hace como cuatro años, fue en el Congreso. En ese tiempo yo hacía práctica profesional y no sabía ni dónde estaba parada. Es decir, de política jamás nadie me había hablado y cuando medio hacía el tiro de poner atención igual no entendía nada.

En aquella oportunidad, de lejos, vi que estaba rodeado de cámaras, luces y periodistas. Hoy la escena es menos caótica. Fue la típica dirección de casa: “de la vaca, son 100 metros al…” Suave. ¿De la vaca? en efecto había una vaca XD.

Una vez que la vaca me guió y pude llegar a su casa, nos sentamos en su sala. Hace días ando con la inquietud de que algo está sucediendo, o más bien NO sucediendo con nuestro sistema educativo. Una reforma.

Sin embargo, la primera inquietud que quisiera evacuar es qué cree él que es educación.

“Alguna vez leí un ensayo etimológico sobre el significado de educación. Duc viene de conducir, entonces educación tiene esa connotación de orientar o dirigir, que es uno de los componentes más tradicionales de la educación.

Y lo menciono porque para mi, la educación es eso que nos enseña a vivir en sociedad. En parte tiene que ver con eso que hablábamos antes de política (antes de empezar la entrevista estábamos hablando de política), te lo voy a explicar con un ejemplo.

Cuando era Ministro, con los estudiantes tenía conversaciones interesantes -discusiones-, sobre temas que pueden parecer triviales, pero no lo son. Ellos cuestionaban que por qué tengo que usar uniforme, si el uniforme no estudia el que estudia soy yo, o porqué me tengo que cortar el pelo… ese tipo de cosas.

Yo lo que les decía es que vivir en sociedad requiere reglas. Hay ciertas normas, es decir, yo no puedo conducir por la izquierda porque chocaría con todo mundo, en Costa Rica establecimos la norma de manejar por la derecha… ahora que si estás en Inglaterra es otra cosa. Pero la idea es esa, la educación, en parte, me enseña a cumplir con esa serie de acuerdos de la sociedad que nos permiten vivir juntos”.

logos
Leonardo Garnier

Ojo que jodido esto. Normas para vivir en sociedad. Entonces cuando nos preguntamos ¿porqué somos una sociedad tan así… o tan asá, es por eso, porque no nos educaron “bien”. Decía Leonardo que, “en su sentido más tradicional, la educación reproduce a la sociedad, reproduce las costumbres, el conocimiento, etc”.

Pero la educación no es solo para seguir instrucciones como si fuésemos personas sin criterios propios. Aquí es donde la educación se convierte, al mismo tiempo, en su propio antagonista.

—“La educación me permite valorar la sociedad y las normas. La educación me permite ser una persona crítica de esas normas y de ser necesario cambiarlas. Por ejemplo, cuando Mandela no estuvo de acuerdo con el apartheid se enfrentó a aquella norma.

Entonces la educación tiene esas dos caras, la de reproducir la sociedad y la de cambiarla; y tiene que prepararnos para esas dos cosas”.

La gravedad de la voz de Garnier tiene armonía con su ideal explicación de qué es educación. No discrepo en lo absoluto su definición. Naturalmente la siguiente pregunta que me surge es si entonces ha fallado el sistema educativo costarricense al reproducir el modelo valle centralista en todo el país, obviando las necesidades y realidades de las personas que viven en las zonas periféricas. Luego de suspirar y pensar un poco su respuesta, el ex Ministro de Educación (2006-2014) me contesta:

—“Lo que pasa es que ahí entramos en otro tipo de discusión que tiene que ver con dos cosas, con la visión de la educación que antes conté y con el siguiente contexto:

En Costa Rica uno tiene esa imagen de que a todo mundo le llega la educación y eso nunca ha sido tan cierto. A vos te va parecer historia antigua, pero en 1960 sólo el 20% de la gente llegaba al colegio, ya en los 80s el 60% iba al colegio, no necesariamente se graduaban pero al menos iban. Cuando nos agarró la crisis de los 80s ese 60% se convirtió en un 50%, y se mantuvo por 20 años en esos niveles.

Es decir, de los 80s al 2000 la mitad de la gente no fue al colegio, una cosa espeluznante. ¿Con qué conecta eso? con el tema de desigualdad, ¿por qué creció la desigualdad en Costa Rica? Porque en un momento en el que la economía del  país venía cambiando y requería educación para que la gente pudiera producir, generar ingresos y trabajar, a la mitad de la gente no le dimos educación. Aquí sí te digo que la educación falló, porque lejos de cerrar las brechas las reprodujo”.

Me dice Leonardo que el sistema fracasó en su sentido más tradicional de reproducir a la sociedad, pero que pese a esa situación, desde los dosmiles la cobertura educativa ha venido mejorando, especialmente en los últimos 10 años.

“Eso ha venido mejorando, pero desgraciadamente ya perdimos una generación completa”.

Reformas sociales, reformas educativas

Si de broncas que nadie se quiere comer hablamos, la reforma educativa es una de ellas. Evaluemos profesores, un primer paso.

—“De las cosas más frustrantes que vivimos durante nuestra gestión, y todavía hoy, es cuando la gente dice que la educación no ha cambiado, cuando dicen que la educación es la misma de siempre, sin embargo, en los ocho años que nosotros estuvimos en el MEP hicimos muchas reformas.

Pero ve que complicado: quienes ya salieron del sistema educativo piensan que se sigue enseñando lo mismo de siempre y quienes están actualmente no se dan cuenta qué es lo que ha cambiado. Entonces de los cambios solo se dieron cuenta quienes estuvieron durante el proceso, o sea muy poquita gente”.

En lo que estoy esperando la respuesta de porqué no le entraron al tema de evaluar a los docentes, el ex Ministro me empieza a contar de cuando llegó al MEP. Que la gente pensaba que porque él es economista iba a llegar con la cantaleta de la eficiencia, pero que en realidad llegaron, con su equipo, con una un enfoque llamado ética, estética y ciudadanía.

Esto lo que pretendía, según me cuenta Garnier, era modificar los programas de artes y cívica y fomentar un programa de convivencia.

Este enfoque respondía a una inquietud que tenía su equipo respecto al vacío educativo que existía, y sigue existiendo diría yo, en cultura, pensamiento crítico y convivencia. Leynar Gómez y Adri Álvarez ya nos habían contado un poco de esto. Una de las cosas más llamativas que fomentó este equipo es el pensamiento crítico.

“Otra de las reformas que hicimos, que en particular es una de mis favoritas, fue la del pensamiento crítico. Pero el problema con el pensamiento crítico es que no puede haber pensamiento crítico si no hay pensamiento lógico.

A veces en la Universidad he visto a profesores que hablan mucho del pensamiento crítico pero como que la idea que tienen es “si mis estudiantes piensan como yo, que tengo pensamiento crítico, ellos también tienen pensamiento crítico”, y en realidad es exactamente lo contrario.

Yo entiendo que la enseñanza de la lógica es complicada -me decía Garnier dudando de su aplicación en el futuro-, pero esta enseñanza debería venir desde el lenguaje. Es decir, si yo estoy aprendiendo lenguaje no debo aprender solo las reglas gramaticales, sino también aprender a reconocer si el argumento es válido o no”.

Curiosamente, hace un par de semanas hablaba con una amiga que es docente de primaria y me contaba los problemas que tienen los chicos para aplicar el pensamiento lógico y lo lento que es el desarrollo de esa habilidad. No obstante, ella recalca la importancia de contar con una generación que comprenda lo que lee y a partir de ahí razonar si algo es o no válido (desde las apreciaciones lógicas).

“Nada hago yo con enseñarles a leer y escribir frases tipo el color azul huele a rosas, porque aunque esta bien escrita, esa frase, a menos de que sea poesía, no tiene lógica”, me dijo mi amiga. ¿Si ven la importancia de la lógica? “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

giphy1

—“Esta introducción a la lógica se “camufló” en el programa de español -continúa Garnier-. Ahí el problema es que, y no sé qué tanto se ha ido avanzando en esto, los profes de español, diay, no saben lógica. Pero en esto el MEP no tiene ninguna injerencia, porque son las universidades públicas y privadas las que tienen que incluir en sus programas de estudio alguna materia o materias que enseñen el desarrollo del pensamiento lógico o algo por el estilo”.

MMM, esto de mejorar los programas de estudio de la carrera de educación es algo que nos contó Isabel Román, coordinadora del Estado de la Educación, hace un par de semanas.

Procesos y trabas

Luego de entender que hay reformas más oportunas que otras (obviamente TODAS son importantes y oportunas) el tema de evaluación de profesores/as quedó un poco rezagado en nuestra conversación.

Por hoy nos quedamos hasta aquí. No me gustaría enterrar, entre el otro montón de cosas que hablé con Garnier, el tema del pensamiento crítico. Los réditos de enseñarle a las generaciones en edad escolar y colegial a pensar de manera lógica probablemente los veremos en un una o un de décadas.

Las bondades de contar con una sociedad civil más crítica de la vida política y pública del país nos traerá réditos colectivos inimaginables. Como jóvenes tenemos una gran tarea: empezar a leer y estimular nuestro propio pensamiento lógico. Porque como quien dice, a veces el sentido común es el menos común de los sentidos, y en coyunturas políticas como la actual, de eso, algunos jóvenes, vemos mucho.

La próxima semana cerramos el tema educativo. Cerramos con autocrítica. ¿Qué cosas impiden que el sistema educativo avance? Emmh: el mismo sistema. No se lo pierdan. Gracias por leer.

#DemocraciaSalvajeSomosTodos #TodosPorUnPaísMejor

Recuerden que pueden escribirnos a info@democraciasalvaje.org

Untitled design (1)DemocraciaSalvj Untitled design DemocraciaSalvj

 

One comment

  1. El lenguaje – en particular la gramática y la sintaxis – es un vehículo de pensamiento lógico. Si una persona habla y escribe correctamente es muy probable que también piense correctamente (no en términos éticos o políticos, pero sí en términos lógicos). Basta ver en redes sociales cómo los comentarios absurdos en general están llenos de errores de concordancia y otros defectos sintácticos. Sería deseable que los educadores estudiaran algo de lógica, como disciplina filosófica, pero con que trabajaran rigurosamente la gramática y la sintaxis ya estarían inculcando en sus alumnos las raíces del pensamiento lógico.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s