Los disruptivos jóvenes nicas, con “Gabriel”

Publicado por

Hace dos semanas estallaron las protestas ciudadanas en Nicaragua. Una reforma a la Seguridad Social hizo estallar a cientos de manifestantes en furia, quienes rápidamente fueron oprimidos por el Gorbierno —régimen— de Daniel Ortega, quien ha presidido el país durante 11 años.

Se parte también de que, la negligencia con que trataron —o no trataron— el incendio en la reserva Indio Maíz fue un detonante para que, principalmente, los jóvenes se lanzaran a las calles. Son precisamente ellos, lamentablemente, quienes ponen los muertos de esta lucha social que, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CEDHI), ya cobra la vida de 41 personas.

Las noticias sobre esta situación ya recorren varios medios internacionales. Pueden consultarlos y sacar sus propias conclusiones. Esta vez, nosotros nos sentamos a conversar con un estudiante nicaragüense que, por razones de seguridad llamaremos Gabriel. Él está a cargo de un grupo de estudiantes norteamericanos, quienes se vinieron a Costa Rica en busca de resguardo temporal.

A todas luces, y desde nuestra corta visión, podemos decir que la situación en Nicaragua es inaceptable. Nos preguntamos incluso ¿cómo es que no había despertado antes la sociedad nicaragüense? ¿Porqué duraron tanto en decirle basta ya a Ortega? Nosotros, los de afuera, los que vemos clara la línea entre democracia y autocracia, pero no vivimos en Nicaragua, hallamos fácil condenar al régimen.

Sin embargo Gabriel, y alguna parte de los nicaragüenses, quienes recién empiezan a despertar, se encuentran en una posición ambivalente. “No vivíamos tan mal”, dice. Él, como el 18% de la población nica, pertenece a la tambaleante clase media de la economía más pequeña de Centroamérica, según el Banco Mundial.

Con Gabriel, quien también en ocasiones se hace llamar Miranda, quedé de verme en una cafetería al oeste de la capital. Su rostro sereno y sus ojos pensativos denotan cuán confuso y enojado se encuentra. Él, como pocos nicaragüenses, tuvo la oportunidad de formarse en Estados Unidos. Estudió en una universidad donde los estudiantes tenían que trabajar para pagar su propia beca. Un sistema educativo autogestionado que le sirvió para, a sus dorados 25 años, poseer un título en filosofía y psicología. Su atuendo, sin duda, lo destaca como orgulloso de su cultura y su dejo impide que pierda su identidad nica.

logos.png
“Gabriel”

Como profesional multidisciplinario, ahora mismo es gestor cultural, y como joven disruptivo se define como radical. “Yo me radicalicé con el movimiento ambientalista en los Estados Unidos”, cuenta.

Su radicalización consiste en concebir la sociedad de manera horizontal, en promover las nuevas masculinidades; consiste en trabajar en equipo y promover el feminismo, también en reclamar las luchas estudiantiles como legítimas.

De vuelta en su país, se dio cuenta que la generación de sus padres reconocen a los jóvenes como personas apolíticas.

“Dicen que los jóvenes son privilegiados, millenials, que no nos interesa nada. Que vivimos de nuestros privilegios, que brincamos de trabajo en trabajo. Dicen que nunca nos posicionamos políticamente. Dicen que somos apolíticos. Pero la realidad es que la plataforma política que nos dan es partidos políticos y, mi generación, nos estamos dando cuenta que no queremos nada que ver con ningún partido”.

Entonces, ¿qué apoyan?

—Creo que, estamos precavidos de no endosar a ningún partido político nuestro apoyo. Porque desde el 2006, el Frente Sandinista (Ortega) ha clamado que todos los que están en contra de él son de derecha y en los 90s tuvimos varios partidos de derecha, como el PLC, que eran corruptos y se beneficiaron más a ellos que al pueblo.

Ahorita hay otro que es el MRS, es un grupo disidente del Frente Sandinista. Entonces en la oposición tampoco existen opciones. No hay ningún partido que hable por los estudiantes o por los trabajadores, o por los pobres, o por la comunidad LGTBQ+, o por las feministas, o sea…

La plataforma política que vemos [con la que se identifican] son movimientos sociales por identidad. O son feministas, o indígena, o ambientalista, campesino… Pero un partido político que atraviesa todo eso, o parte de eso, no existe.

Divide y vencerás

“El gobierno ya mandó a decir que nos [estudiantes protestantes] estamos juntando con el MRS. Ya salió la unión estudiantil (UNEN), que es progobierno, a decir que los partidos de derecha habían infiltrado a la UPOLI (Universidad Politécnica) y que estaban financiando todo eso [las protestas]. Es un ridículo decir eso, que financia la derecha o Estados Unidos”.

Vilma Núñez, presidenta de la CEDIH, con quien hablé la semana pasada para un programa especial de Interferencia, también mencionó lo que Gabriel dice. “El gobierno ha terminado con la autonomía universitaria”. Según Vilma, el gobierno ha puesto a pelear a los estudiantes entre sí para debilitar el movimiento 19 de abril; pero no solo los pone en contra de sí mismos, además, ha atacado las universidades, las ha dejado en ruinas. La más afectada es precisamente la UPOLI (Universidad Politécnica), principal bastión de resistencia contra Ortega.

Continúa Gabriel. “En el movimiento estudiantil 19 de abril hay dos facciones, una de la UPOLI y la otra son estudiantes de las otras universidades. Los que se separaron del movimiento es porque se dieron cuenta que en la UPOLI había varios infiltrados de la UNEN que querían echar a perder todo lo que se había logrado”.

El movimiento estudiantil 19 de abril, llamado así porque ese día empezaron las protestas, se conformó principalmente por estudiantes de la UPOLI. Respecto a la fractura dentro del movimiento, el resto de estudiantes de las otras grandes universidades de Nicaragua como la UNA (Universidad Agraria de Nicaragua), la UNI (Universidad Nacional de Ingeniería) y la UNAN (Universidad Autónoma de Nicaragua) y la UCA (Universidad Centroamericana de Nicaragua) no se han manifestado.

El nivel educativo de los nicaragüenses, al menos universitarios, viene desde el 2007 en picada. El informe de “rendición de cuentas“ del mismo Consejo Nacional de Universidades (CNU), dio a conocer en 2013 que cada año se gradúan menos universitarios. Según el indicador de rendimiento, que mide la relación entre los estudiantes que ingresan a una carrera y los que se gradúan de la misma, en 2007 se tituló solo el 56% de los universitarios, pero ya en 2011 ese número bajó al 42%.

Gabriel dice que además muy poquita gente logra pasar el exámen básico de matemáticas para ingresar a la U, y que al respecto, el gobierno no hace nada para solucionar el problema.

En la falta de oportunidades para estudiar se refleja el desinterés de participar en las elecciones presidenciales. Para las últimas votaciones, del 2012, participaron solo un millón 800 mil personas, resultando así que, un 55% de la gente que podía votar no votó.

“Es que sabemos que, desde hace dos elecciones no hay transparencia. Ha habido fraude, entonces para qué vamos a ir a votar si ya sabemos quien va a quedar”.

De la piñata de Somoza y otras corrupciones

“Hay una oposición muy plural. Lo único que tenemos en común es que no queremos a Ortega, que queremos justicia para los 63 (Gabriel habla de 63 fallecidos, entre los reconocidos por el CEDIH y quienes aún están desaparecidos), queremos el diálogo. Otros grupos quieren la salida de Ortega, que creo que es pensar muy alto. No creo que haya condiciones para un cambio de “liderazgo” desde arriba. Tomó como 15 años derrocar a Somoza y pasaron 15 años desde que los Ortega quisieron estar en el poder y ya llevan 10 años estableciéndolo. Si vamos a apuntar a algo así de alto [la salida de Ortega] va ser algo super largo”.

De hecho, dice Gabriel, muchos comunicados ya no están hablando de la renuncia del gobierno, sino de justicia para los asesinados y de diálogo. Otros, sin embargo, dice Vilma, se arrechan de que no se puede dialogar con un ser como Ortega y exigen la salida inmediata del Presidente.

giphy

“La contradicción es que, ¿vamos a pagarle a los policías que nos mataron para que encierren a quienes nos mataron? Por eso no quieren ir a dialogar. El gobierno está protegiendo todo esto. Es un chacoatol. No es tan fácil. Porque ya no son los estudiantes vs policías, como la primera semana, ahora todo mundo se está pronunciando”.

Los Ortegas son la segunda familia más rica de Nicaragua, la primera son los Pellas”. Me explica Gabriel, que además, por esto al gobierno se le facilita comprar el voto de la gente. Dice que, Rosario Murillo, esposa de Ortega y Vicepresidenta de Nicaragua, va por los pueblos y ciudades regalando comida, casas, arreglos, esto, lo otro… “Corren rumores de que Rosario pagará por la reconstrucción de los daños de la ciudad, solo para darle un mensaje a los empresarios”.

Por supuesto casi vomito el café. La vulgar estrategia para seguir pegados a la teta Estatal me genera un yo-no-sé-qué en todo el cuerpo. Pero hombre ¡¿de dónde han amasado tal fortuna los Ortega?! ¿Eran ricos antes de estar en el poder?

“Básicamente de la piñata sandinista, en los noventas, cuando los sandinistas se dieron cuenta que ya no iban a estar más en el poder se repartieron todo. De su relación con la empresa privada; el sector privado los ama porque han creado [los Ortega] condiciones ideales para la inversión, así gana mucho más dinero del que ganaba en los noventas”.

El control de las televisoras nicaragüenses y la presencia en las calles del gobierno mediante la mal llamada juventud sandinista, dice Gabriel, es lo que ha logrado posicionar a Ortega y a Murillo en la mente de sus compatriotas.

“La censura de los canales de televisión y que los jóvenes sandinistas se pelearan contra los universitarios, más todas las protestas hizo que todos en el país salieran afectados. Todo mundo está ahora pensando críticamente sobre el gobierno y sobre la revolución.

Entre generaciones están platicando sobre qué significa estar contra del gobierno de Ortega, porque él peleó contra la dictadura en los 80s. Cualquier persona mayor de 50 [años] perdió a alguien en la revolución; no sé si este hecho hace a la gente [mayor] sentir que esto [las protestas] irrespeta la memoria de quienes murieron en la revolución. Porque muchos pensaron que en 2006, cuando Ortega volvió al poder, que estaba volviendo de donde partió en los 80s, pero ya no”.

Paréntesis histórico. Para quienes no sabemos a ciencia cierta lo que sucedió en Nicaragua durante la revolución de los 80s, contextualizamos. Anastasio Somoza fue obligado a dimitir en 1979 por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) comandado por Daniel Ortega. Por eso a Ortega la gente lo quería. Daniel gobernó de 1979 a 1990, y en su periodo confiscaron a los Somozas muchas propiedades y dinero, supuestamente para devolverlos al pueblo nicaragüense, sin embargo, antes de dejar el Ejecutivo en el 90, Ortega repartió entre sus fichas fuertes, y para sí mismo, gran parte del botín, por eso le llaman la piñata sandinista.

“Ahora nos estamos dando cuenta que hay mucha gente que no quiere a los Ortega por su concentración de poder, por corrupción y por la falta de transparencia. Creo que ellos [los Ortega-Murillo] creyeron que se iban a salir con la suya, con otros diez años más en el poder como “única” solución política de todos los problemas; y se presentan como izquierda, como uno más del pueblo, como solidarios y socialistas. Pero en el sector de educación no se invierte nada”.

De 50 mil personas que aplican a la UNAN, solo como un 2% pasa el examen. Dice Gabriel por dar un ejemplo exagerado pero no descontextualizado. De hecho, de los 11 mil estudiantes que en 2013 aplicaron a la UNAN, solo 60% podía tener un cupo pues las instalaciones de la U no dan a basto, pero solo un 4% de todos los aplicantes pasó el examen de matemática. Ya para este 2018, la UNAN dio a conocer que no sería necesario el examen de mate.

De la UNI, aprueba más o menos el 55% de los aplicantes, sin embargo, muchos de estos estudiantes se quedan sin entrar por falta de condiciones en la Universidad.

“Esto ilustra una crisis en el modelo de secundaria y primaria. O sea, que solo 500 personas pasen un examen básico de matemáticas te dice mucho y el Frente [FSLN] sigue culpando a los gobiernos de los años noventas; pero ya ellos llevan diez años y tampoco hacen nada”.

Una de cal, una de arena

No sé muy bien qué significa ese dicho, pero sé que se usa para referirse a una situación en la que se gana algo pero también se pierde algo. En este caso, la reflexión es nefasta, porque como joven universitaria no puedo dejar de condenar una y mil veces la muerte de estudiantes que protestaban legítimamente por un país mejor.

Sin embargo, el mundo es un lugar lleno de contradicciones. Desde las manifestaciones han sucedido dos hechos inolvidables: los jóvenes siguen demostrando al mundo que son actores políticos por excelencia; y que la política importa.

“Desde el miércoles [18 abril] no se ha dejado de hablar de política. La cuestión de los jóvenes ha surgido y también la cuestión de nuevos liderazgos”. Concluye Gabriel.

Cualquier análisis de fondo sobre la situación nicaragüense queda para los expertos. Pero sin duda, el joven filósofo, con una explicación simple pero pertinente ilustra la injusta realidad creada por un régimen borracho de poder.

Al despedirme de Gabriel, reconozco su brillante capacidad de reflexión. Esa incomodidad autogestada, de cuestionar que sus comodidades y privilegios fueron a costas de un sistema autocrático, lo ha hecho re-pensar su papel en la sociedad de su país, mientras, en el muro de su anónimo perfil social comparte tímidas y enérgicas críticas al régimen Orteguista.

¡Gracias por leer!
#DemocraciaSalvajeSomosTodos.
Seguinos en Untitled design (1)DemocraciaSalvj & Untitled designDemocraciaSalvj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s