La política del espectáculo

Publicado por

Durante este año he escrito menos, pero he “estudiado” más. A veces me quedo sin tiempo para traerles las entrevistas que les he compartido antes. Pero es que me he enfrascado en una investigación que pretende responder la siguiente pregunta: ¿qué entendemos por política?

Como se imaginarán el proceso es más complejo de lo que quisiera. La idea con mi búsqueda es simplificar una cuestión que se cree es compleja: la concepción que tiene la sociedad costarricense sobre la política.

La investigación, entiendo, tampoco será LA investigación para cambiar el mundo, pero al menos me dará más herramientas para seguir escribiendo de manera sencilla sobre un tema que se ha vuelto “incomprensible” para el grueso de la ciudadanía.

Esta semana tuve una tarea que me gustaría compartir con ustedes. Debía escribir un ensayo sobre algunas lecturas vistas en clase y a la vez unirlas a mi interés de investigación.

El título que más me llamó la atención fue “La intimidad como espectáculo”, de Paula Sibilia. No fue difícil darme cuenta de que justo eso es en lo que hemos hecho con la política, la hemos convertido en un espectáculo.

Los políticos del espectáculo

Hay un libro que se llama Steal like an artist y básicamente habla de que ya todo está inventado, de que cuando creemos que estamos dando un paso de creatividad, realmente lo que estamos haciendo es replicando realidades que ya otros compartieron. Cuánta razón.

Mientras buscaba referencias para mi ensayo me encontré un artículo de opinión del profesor Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía Política e investigador en la Universidad del País Vasco, España.

El artículo se llama “una política que se entienda”, y simplemente me hace mucho sentido a lo que está ocurriendo en Costa Rica, especialmente cuando Innerarity se refiere a la moralización de los problemas.

«Es más fácil hacer juicio de las personas que de los asuntos»

Hace algunos días hablaba con un amigo politólogo, Guillermo Barquero, y él me decía que si bien, los símbolos son importantes, no se pueden dejar de lado los temas de fondo. Es decir, me ponía un ejemplo, ¿fue importante el bus de hidrógeno durante la ceremonia del 8 de mayo, o es importante tomar acciones en cuanto a la desmedida importación de autos y el pésimo sistema de transporte público que tenemos?

El símbolo del bus de hidrógeno, como ideal de país, es eso: un símbolo. El tema de fondo es la urgente necesidad por transformar la política pública en materia de transportes, ¿si me siguen?

Volviendo al profesor, Innerarity en su artículo deja ver que algunos sistemas sociales y democráticos del mundo andan detrás de los símbolos. La popularización de la política consiste en darle mayor foco a los símbolos porque es más fácil hacer juicio de las personas que de los asuntos.

Cosa que es cierto, porque de las personas nos hacemos rápidos imaginarios, sin embargo de los asuntos políticos no. Un ejemplo sencillo es lo que sucedió con el ministro de educación Édgar Mora, que por un desafortunado tuit hoy el Congreso pretende una moción de censura.

Tal parece que esto sucede porque, los diputados y diputadas están al servicio del espectáculo y no de la ciudadanía. Tal parece que no les ocupa el encarecimiento de la educación, o el 20% de habitante que viven en pobreza o el hacinamiento carcelario…

No, a ellos les ocupan las luces y las cámaras. Y entonces también nos volvemos cómplices, nosotros que no ejercemos control político, pero ¿cómo ejercer control político si no sabemos cómo? No saber es parte de la espectacularización de la política.

«No somos espectadores, somos actores políticos»

Hay tanta información que en menos de lo que pensamos, zaz, estamos inmersos en un spam político. Nos llenan de ruido político, infoxicación. Y entonces nos desinteresamos. Porque además los medios de comunicación, algunos, nos visibilizan a los ciudadanos como espectadores y no como actores.

Pero si algo se van a llevar hoy de toda esta catarsis de fin de semestre es: no somos espectadores. Somos actores políticos, actuemos como tales. “En una democracia, la ciudadanía no puede dimitir de la obligación de observar y controlar críticamente a aquellos en quienes ha confiado”, dice el profesor Daniel Innerarity.

De pronto, estos años que llevo escribiendo sobre democracia y política me he rodeado de personas que conocen del tema y que juran y perjuran que hay herramientas para el control político ciudadano.

Sin embargo, basta con salir a la ruralidad del país y darnos cuenta que eso no es tan así. Tenemos un trabajo colectivo por delante: educación política. Luego de ese paso, ahí sí hablemos de control político de masas. La crítica es para el sistema político y la crítica es para nosotros. Hay un trabajo de educación cívica que no se está haciendo eficientemente.

No encuentro mejor cierre para este breve texto que el mismo cierre que da el profesor en su artículo:

“La complejidad de las sociedades modernas no nos condena necesariamente a una pérdida de sustancia de la democracia en la medida en que puede ser entendida como una invitación a realizar experiencias de aprendizaje cooperativo. En este sentido, no es tanto que la democracia requiera competencia política como que la competencia política requiere democracia; la adquisición de esas propiedades, cognitivas y cívicas no es plenamente realizable más que en el contexto de una experiencia de vida democrática común”.

Y aunque mis profesores de facultad me instan a aterrizar y terminar la investigación “porque no es la salvación del mundo”, sigo creyendo que algún buen aporte ha de ser. Si no hacemos una pausa para tratar de comprender qué concibe la sociedad como política, ¿cómo es que les vamos a exigir que participen y que sean buenos ciudadanos? Hoy más que nunca, ¡gracias por leer!

#TodosPorUnPaísMejor
Seguinos en Untitled design (1)DemocraciaSalvj & Untitled designDemocraciaSalvj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s