Justicia Constitucional: Retos y Objetivos en el siglo XXI

Antes de empezar a hablar sobre la justicia constitucional es muy importante explicar qué es esto, de verdad resulta muy relevante. Cuando los estados dejaron en el pasado el despotismo de la monarquía se inició una transición a los estados constitucionales.

Estados constitucionales

En palabras simples quiere decir que, todos y todas nos sometemos por voluntad al Estado constitucional. Es sumamente importante aclarar que la esencia de la República del Estado constitucional recae en la voluntad del ser humano y no por miedo, el cual sólo cabe en los estados totalitarios.

De esta manera por medio de una Asamblea Nacional Constituyente, que es donde el pueblo elige de manera democrática a sus representantes, se crea un cuerpo normativo supremo (en nuestro caso la Constitución Política) y se entra en la edad del derecho positivo.

En la primera parte de esta norma superior se detalla la parte orgánica del Estado, pero no sus funciones. O sea, en la norma solo se especifica qué forma de Estado somos (hay varios tipos de estados: Federal, Confederado, Compuesto, Monarquía, Constitucional, etc.)

La otra parte de la Constitución Política es la parte de los derechos fundamentales, donde caben los de primera, segunda, tercera y hasta cuarta generación (aquí puede ver más sobre estos derechos).

«La esencia de la República del Estado
constitucional recae en la voluntad del ser humano
y no por miedo»

El derecho de la Constitución es el centro del ordenamiento jurídico, porque todas las leyes deben ser hechas sin que violenten ninguno de sus principios. Sin el derecho de la Constitución no podría existir el resto de derechos, pues es este donde encontramos el límite al ejercicio al poder del Estado.

También se puede decir que, el derecho de la Constitución detalla el bloque de legalidad, en otras palabras: de la Constitución nacen nuestros derechos, como derecho a la libertad, derecho a la igualdad, derecho a la vida, derecho a un trabajo digno, derecho a la educación, etc.

Justicia Constitucional

Ahora sí, hablemos de la Justicia Constitucional. Un elemento esencial del Derecho de la Constitución es la justicia constitucional, que vela por el cumplimiento de los mandatos constitucionales.

En 1989 nace la Sala Constitucional, que forma parte del Poder Judicial, tanto de forma orgánica y presupuestaria. Sus magistrados son parte de la Corte Plena, donde se reúnen los 22 magistrados de la República.

Como recordarán, en la publicación previa, a los magistrados, por mandato constitucional, los elige la Asamblea Legislativa.

Retos y objetivos

Hace un mes, el martes 10 de julio, en la Universidad Internacional de las Américas, pudimos contar con la presencia del magistrado Fernando Cruz Castro, sin saber que tiempo después sería el actual presidente del Poder Judicial.

El magistrado Cruz, fue invitado como panelista para una charla con el tema: “Justicia constitucional: Retos y Objetivos en el siglo XXI”, que fue de gran provecho para los asistentes. Toda la introducción anterior es para compartir, de manera sencilla, lo que aprendimos.

También les comparto el link del vídeo con la charla completa, por si lo quieren ver con más detalle.

Tenemos que ser críticos en cuanto a que, la situación del país no es la mejor. La institucionalidad poco a poco pierde la confianza del pueblo; la paz social se rompe y vienen los retos, en este caso los de jurisdicción constitucional del Siglo XXI.

Cuando un juez o una jueza dictan una sentencia, inevitablemente plasma en ella las ideas que defiende como ser humano. Sin embargo, la justicia constitucional es del pueblo. Se puede decir que, los jueces y juezas de la jurisdicción constitucional tienen la obligación de velar por el cumplimiento de los derechos de los ciudadanos que dicta la Constitución Política.

Cuando esto no sucede, se puede acudir a la Sala Constitucional.

Algo que ha ido avanzando con el paso del tiempo es que, anteriormente, cuando se interponía una acción de inconstitucionalidad respecto a un tema X, solo era posible que se resolviera respecto a este tema una única vez y nunca más.

Esto tenía truco porque se podía prestar para que alguien maquilladamente interpusiera una acción con el único fin de que fuera rechazada y nunca más se pudiera juzgar sobre la insconstitucionalidad de ese tema.

Sin embargo, ahora las acciones se pueden presentar muchas veces, siempre y cuando se varíe la argumentación; por tanto, la Sala Constitucional tendría que analizar cada trámite.

Entonces, con una excelente Constitución Política, donde se señalen los derechos de las personas, y una jurisdicción constitucional robusta, se evidencia que en la teoría y en la práctica existe una mezcla idónea para que el ser humano pueda crecer con bienestar, como lo propone el sistema republicano y democrático de derecho, es decir, como Costa Rica.

Los jóvenes crecemos con poco conocimiento sobre la Constitución que estuvo en vigencia durante el Gobierno de Federico Tinoco (1917-1919). Pero, para muchos estadistas (quienes creen que los grandes cambios son impulsados por el Estado, opuesto al liberalismo), abogados y abogadas constitucionales, dicha la Constitución Política es la mejor que hemos tenido. En ella se impuso en cantidad y calidad derechos fundamentales excepcionales.

Un dato curioso es que, la mano derecha de Federico Tinoco era su hermano Joaquín Tinoco Granados, quien estudió en Francia. Por tanto se cree que, por la influencia de las ideas de la Revolución Francesa de 1789, los principios de la libertad, igualdad y fraternidad, quedaron plasmados en nuestra carta magna.

Por otro lado, tampoco nos cuentan que la justicia constitucional tiene su principio en la supremacía constitucional, que significa que la Constitución Política es un ordenamiento jurídico donde ninguna ley, convenio, decreto, acto estatal puede ir en contra de ella (como dije antes, es el centro de nuestro sistema de leyes).

Se puede decir que, la Constitución Política es el máximo poder en un Estado democrático de derecho y social. De esta manera se pueden tener por escrito nuestros derechos, pero para hacerlos cumplir no sólo se necesita tenerlos en papel, sino también  ejercer una tutela sobre ellos. Por esta razón nace la jurisdicción constitucional, que hoy gozamos mediante la Sala Constitucional.

Esa jurisdicción especializada  se divide en: la protección de la Constitución y las garantías Constitucionales.

Poderes en juego

Estos son algunos ejemplos de cómo algunos poderes se quieren meter en el tablero constitucional:

La consulta facultativa es un recurso en el proceso de formación de las leyes, el cual requiere el aval de 10 legisladores para interponer un análisis de la jurisdicción constitucional, en la redacción de un proyecto de Ley. Como cuando se envió a la Sala IV el texto del TLC, poder político.

Sin duda, pensarían algunos, que esta herramienta le da poder a una minoría legislativa para someter a la mayoría, pero no siempre la mayoría tiene la razón.

Otro ejemplo es el lobby. Actualmente los magistrados titulares y suplentes de la Corte Suprema de Justicia son elegidos por la Asamblea Legislativa. Desde hace mucho tiempo se ha dicho que la elección de un magistrado o magistrada no depende de sus méritos, sino del “lobby”.

Este tipo de presión o influecia no necesariamente es del o la candidata a una magistratura, sino de personas  que buscan que los magistrados y magistradas se sometan a sus intereses, su función.

Algo esencial es el tema ambiental. Costa Rica da una imagen de un país “Verde”, pero nuestra legislación no ha hecho algo relevante a favor del ambiente, desde la reforma al artículo 50 de la Constitución Política, no se ha producido algo relevante, de hecho hace un tiempo se rechazó una reforma donde se declaraba el agua como un Derecho Constitucional, dando mayor seguridad jurídica que sólo la interpretación al derecho de “un ambiente sano”, como los dice el artículo 50 de la Constitución Política.

Cierro con esta frase:

“La Corte será principalmente lo que los propios jueces queramos que llegue a sea, con el respaldo de los pueblos mismos, que es lo principal, y cuya solución está en determinar si estamos decididos a actuar con imparcialidad y con justicia, a abandonar la cómoda pero irresponsable posición del juez tradicional, espectador y simple receptor de la contienda, sustituyéndola por la del nuevo juez, comprometido de verdad con la justicia, a salir a buscarla, valiente y agresivamente, cuando su convicción moral lo ordene, dejando de lado las mezquinas triquiñuelas de la gramática y de los procedimientos”, Rodolfo Piza Escalante.

La Sala Constitucional, por decirlo de otra manera, la Justicia Constitucional se relaciona mucho con el poder, por esta razón adquiere muchas tensiones política que se deberían resolver en un ámbito político.

#TodosPorUnPaísMejor
#DemocraciaSalvajeSomosTodos
Seguinos en Untitled design (1)DemocraciaSalvj & Untitled designDemocraciaSalvj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s